El padre Mier y Reinaldo Arenas: destinos comunes en espacios y tiempos diferentes