La recepción de N. El Hachmi en Italia