“Ojos bonitos, cuadros feos” de Mario Vargas Llosa: un drama de palabras