“La muerte y la doncella” de Ariel Dorfman: una música de fondo para no olvidar