«La muerte y la brújula» e la refutazione del tempo